Sorteo Regalo Mailchimp

viernes, 15 de mayo de 2015

Happiness is an habit

Porque la felicidad se construye cada día, dándose cuenta de las pequeñas maravillas que nos rodean.


Carlalluna making off 
Thanks to Júlia Vila
By Camachofd

martes, 5 de mayo de 2015

El leñador

Hoy al llegar al taller mi amada máquina de coser no quería trabajar, intentar forzarla no era el mejor plan, así que me dispuse a darle una sesión de mimitos, desmontarla, pasar aceite, lubricar bien todos los engranajes, limpiarla y volver a montar.
Ella que es muy agradecida me devolvió los mimitos cosiendo de maravilla.
Cuando tienes un negocio tiendes a poner la directa y a veces se te olvida que lo que es importante debe ir antes que lo urgente.

Esto me recordó un cuento que escuche hace tiempo: 
Había una vez en un pueblo en la montaña en el que vivían un grupo de fuertes leñadores. Un día, después de discutir y discutir cual de ellos era el más fuerte y mejor leñador, decidieron hacer un campeonato para ver quien talaba más árboles en 1 hora. Llegó el día de la gran final, y los 2 finalistas se situaron en cada extremo del bosque. El jurado dió la salida, y los dos empezaron a talar con sus grandes hachas. Mientras picaban, los dos iban oyendo los golpes de su contrincante. Al cabo de unos 15 minutos, el segundo leñador dejó de oír los golpes de su oponente, y pensó: “Ya debe estar cansado, y por eso ha parado. Yo estoy cansado, pero no voy a parar hasta el final”.  Al cabo de unos minutos volvió a sentir los golpes del hacha de su oponente de nuevo. 
Igualmente al cabo de unos 15 minutos sucedió lo mismo, el segundo leñador sintió como el primer leñador dejaba de golpear su hacha, y todo y que estaba muy cansado, tenía claro que quería ganar, por lo que siguió golpeando, y así hasta que pasó la hora.   Entonces, los dos leñadores se dirigieron hacia el jurado para que verificara quien había talado más árboles y por tanto era el vencedor. El segundo leñador estaba agotado, pero convencido de la victoria, ya que no había parado de golpear su hacha.   Pero, ¿sabéis quién ganó?.   Ganó el primer leñador, ya que cuando paraba cada 15 minutos era para afilar su hacha y retomar fuerzas, así volver a talar de nuevo con la hoja bien afilada y con las fuerzas renovadas..
 ¿Cuántas veces decimos que hemos hecho todo lo que hemos podido pero los cosas no salen?. ¿realmente ha sido así, y realmente hemos hecho lo que debíamos hacer?. 

Muchas veces parar, mirar de lejos, descansar y tomar aire nuevo, es todo lo que tus sueños te están pidiendo.


www.carlalluna.es cushion-vintage-pear-phrasal



Carla.